Nuestra causa:

El labio y paladar fisurado es la anomalía cráneo-facial más común en un recién nacido y puede producir problemas en la calidad de vida y la salud integral de los niños y niñas. Ellos necesitan atención integral desde el momento en que nacen hasta su completa rehabilitación. Por eso trabajamos para hacer frente a tres problemas principales: